Semillas de Paz

Arte de la palabra

                                                                      

-------------------------------------------------------


LA CREACIÓN

Hace muchos años cuando los cielos y la tierra eran solamente uno y todo era caos. El Universo era como un enorme huevo negro, que llevaba engendrado en su interior a Pachú. Tras millones de años Pachú se despertó de un largo e infinito sueño. Se sintió sofocadoy apretado contra la tierra, por lo que empuñó un hacha enorme y la empleó para abrir el huevo. La luz, la parte clara, ascendió y formó los cielos, la materia fría y turbia permaneció debajo para formar la tierra. Pachú se quedó en el medio, con su cabeza tocando el cielo y sus pies sobre la tierra. La tierra y el cielo empezaron a crecer a razón de muchos pies al día, y Pachú creció con ellos. Después de otros millones de años el cielo era más grande y la tierra más gruesa; Pachú permaneció entre ellos sosteniendo el cielo como una tranca gigantesco, impidiendo que volviesen a juntarse.
Pachú falleció y de sus entrañas empezaron a salir gusanos que se convirtieron en árboles, animales, aves y muchos elementos de nuestro mundo. Su aliento se transformó en el viento y las nubes, su voz se convirtió en el trueno. De su cuerpo, un ojo se transformó en el sol y el otro en la luna. Su cuerpo y sus miembros, se convirtieron en cinco grandes montañas y de su sangre se formó el agua. Sus venas se convirtieron en caminos de larga extensión y sus músculos en fértiles campos. Las interminables estrellas del cielo aparecieron de su pelo y su barba, y las flores y árboles se formaron a partir de su piel y del fino vello de su cuerpo. Su médula se transformó en jade y en perlas. Su sudor fluyó como la generosa lluvia y el dulce rocío que alimenta a todas las cosas vivas de la tierra. De su cerebro salió un gran gusano que poco a poco se convirtió n un gran hombre. Y de su corazón salió con una melena larga y rubia una esbelta mujer que al ver al hombre se enamoró de él y crearon descendencia.


-------------------------------------------------------


UN TOQUE DE SAL
  
Hace mucho tiempo había una reina que tenía dos hijas.
Pero había un anillo que esa reina tenía y se lo iba a regalar a la hija que la quisiera más
Así que,  primero fue con la hija mayor y le preguntó:
- Hija ¿Qué tanto me quieres?
A lo cual la hija respondió: - huuuu…. Bastante ! Yo te quiero tanto como de aquí… al infinito!
La Reina sorprendida respondió: - woow ! Pues si qué me quieres mucho hija!
Y se fue a buscar a la siguiente hija (pensando en cómo superaría a su hermana)
Cuando llegó  con la hija menor le pregunto:
-Hija  ¿Qué tanto me quieres?
Y ella le dijo que la esperara un momento, se fue a la cocina del palacio y regreso con unos granitos de sal.
Entonces mostrándole los granitos de sal,  la hija le respondió: - tú eres para mi,  tan importante como este poquito de sal. Entonces… la Reina se puso enojadísima y le dijo: ¡Qué mal educada!  ¿Cómo puedes decirme eso? ¡LARGATE DEL PALACIO! La princesita quiso explicarle pero su madre no aceptó ninguna explicación.
Entonces la princesita comenzó a llorar y caminar sola por las calles,  buscando un lugar donde vivir.
Así que un pordiosero le dio una pelotita y le dijo: avienta esta pelotita y en la casa donde se detenga, pide el favor que te den trabajo y alojamiento.
La niña hizo lo que el pordiosero le dijo y cayó en la casa de una pastelera,
La pastelera la aceptó con gusto y le dio trabajo como ayudante de pastelera.
En ese entonces,  el príncipe de otro reino iba a cumplir años y le pidió a la pastelera un pastel grandísimo. Así que la princesita se puso  ayudar a amasar la harina para el pastel, pero… la princesita tenía un anillo en su mano (aparte del que le iba a dar su madre),  en la amasada de la harina se olvidó de quitarse su anillo y se le fue dentro de la harina.
Entonces… Cuando el pastel quedo terminado… lo llevaron al cumpleaños del Rey, lo curioso fue que al Rey le toco la rebanada de pastel que tenia dentro el anillo. Al morder el pastel, se lastimó los dientes con el anillo.
El príncipe molesto por lo ocurrido, mando a llamar a la responsable del pastel, pero cuando llego la pastelera… vio también a su ayudante (la princesita) y se enamoro tanto de ella que hasta el dolor de dientes se le quitó; se hicieron novios y después de un tiempo decidieron casarse.
Pero… el día de la boda fueron todos los reyes y reinas cercanos (incluida la madre de la princesa).
Ocurre entonces que cuando estaban sirviendo la comida, la princesita ordenó al cocinero que a toda la comida de la reina no le echara sal.
Cuando comenzó  a comer la Reina y sentir insípidos los alimentos, se molesto mucho y mandó a que castigaran al cocinero por su negligencia.
Pero en eso la princesita interviene y dice:¡ Un momento!  Yo fui la que ordené que a su comida no le pusieran sal, ya que usted la aborrece.
Pero la reina contesto:  - ¿Cómo vas a decir eso, si la sal es lo mas importante en los alimentos? Una comida sin su toque de sal no sirve de nada.
Entonces su hija le respondió: - Eso es premisamente lo que le quería explicar el día que me corrió del palacio.

La reina se dio cuenta que era su hija y llorando le pidió disculpas, se reconciliaron y vivieron felices por siempre.






Nuestras dudas son traidoras y a menudo nos hacen perder las cosas buenas que pudiéramos conseguir

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=